La crisis refuerza el éxito de la FP, que suma un 50% de alumnos en 8 años

Este curso hay 18.000 estudiantes en estos ciclos formativos, mil más que el año pasado. Ocho de cada diez pupilos accede a un puesto de trabajo en un plazo de seis meses.

La Formación Profesional está en auge. La crisis ha contribuido a acelerar el crecimiento experimentado por unos estudios cuya demanda ha aumentado notablemente en los últimos años. De hecho, Aragón ha pasado de contar con 12.000 alumnos en FP en el año 2002 a los 18.000 matriculados en la actualidad, lo que supone un incremento del 50% en apenas ocho años.

Gráfica extraída de Webzstudio

Pero ha sido la etapa más aguda de la crisis la causante de la mayor aceleración. Si en el curso 2007/08, los aragoneses matriculados en FP ascendían a 16.105, el comienzo de la crisis ya se tradujo en un aumento considerable de los estudiantes que optaron por esta vía de formación. Así, el número de alumnos se incrementó en 612 hasta llegar a un total de 16.717 en el ejercicio 2008/09.

Fue el 2009 el año de mayor apogeo de los estudios profesionales. En Aragón, la cifra de matriculados en FP ronda ya los 18.000, lo que supone un aumento de más de 1.000 alumnos respecto al curso pasado.

Hasta ahora se producía un crecimiento sostenido, con algún repunte importante, pero la crisis ha supuesto una avalancha, además de por la propia crisis en sí, porque la mente de la gente se ha dado cuenta de que si no tiene formación no tiene empleo

Apunta la directora general de Formación Profesional y Educación Permanente, Natividad Mendiara, que advierte que “hay una necesidad importante de cualificación en este país. El trabajo es vital, pero el trabajo cualificado lo es mucho más”.

Inserción Laboral

El alto nivel de inserción laboral es el principal causante del espectacular aumento de la demanda para acceder a la Formación Profesional. Aun en tiempos de crisis, los técnicos de FP cuentan con muy buenas expectativas laborales y el 80% accede a un puesto de trabajo antes de seis meses desde la finalización de sus estudios, un factor en el que las prácticas juegan un papel especialmente relevante.

La formación en los centros de trabajo hace que las empresas que acojan alumnos se queden con ellos porque ya los conocen y saben que están formados, tras cuatro meses de prácticas.

Apunta Mendiara, que razona el incremento del alumnado en que “la sociedad se está dando cuenta de la importancia de la formación”. Puestos relacionados con la sanidad, administrativos, industriales o informáticos son algunos de los más solicitados.

En el curso actual, únicamente en cuatro de las 26 familias de la Formación Profesional se ha producido un descenso de matriculaciones respecto al pasado ejercicio en lo que al primer curso de ciclos formativos se refiere. Solo Comunicación, Imagen y Sonido, Química, Imagen Personal y Textil, Confección y Piel experimentan una rebaja en número de alumnos.

En el resto, el incremento es considerable, especialmente en Sanidad, con 242 matriculaciones más. Administración y Gestión, por su parte, sube en casi 100 alumnos, y Servicios Socioculturales cuenta con 79 matriculaciones más que el curso pasado.

Pero, a pesar del gran aumento y del importante lugar que ocupa la FP en el cuadro de empleo, Mendiara no se conforma.

Hay universitarios que ocupan puestos intermedios que no les corresponden por su nivel y eso es porque todavía no hay suficiente FP o porque hay un excesivo número de titulados universitarios en materia de empleo, no en cultura y formación.

Fuente Original: El periódico de Aragón.

Entradas Relacionadas


,

No hay comentarios.

Deja un comentario

Powered by WordPress.